jueves, 6 de junio de 2019

Okonomiyaki (Pizza Japonesa)

¡Muy buenas a todos! Con un poco de retraso os traigo una receta muy fácil de hacer que nos llevará a los mercados a pie de calle de Japón: Okonomiyaki o Pizza Japonesa.



Se trata como os digo de una receta típica de street food o comida callejera en Japón, donde puedes ver cómo en diferentes puestos y pequeños restaurantes te la preparan al instante. En realidad los ingredientes fijos son los de la base y las salsas, ya que como bien dice el significado de su nombre se compone de "lo que te apetezca comer".

De esta forma podemos hacer versiones carnívoras -como la que os traigo hoy-, pero también se podría usar un pescado o quizá marisco, e incluso dejar la base sin más añadidos.

Vamos a por la elaboración de esta receta que os va a sorprender por su sencillez y encantar por su sabor y jugosidad.

Ingredientes (2 personas):
  • Repollo o col blanca (la cuarta parte).
  • 1 zanahoria.
  • 1 patata mediana o 2 pequeñas (en la receta original se hace con ñame, un tubérculo asiático. Si tenéis opción de conseguirlo no dudéis en hacerlo con él en vez de con patata).
  • 125 ml. de agua caliente.
  • 1 cucharada de dashi-no-moto o caldo de pescado concentrado en polvo.
  • 150 gramos de harina de trigo.
  • Media cucharadita de levadura tipo Royal (la blanca, no la de panadero).
  • 1 huevo.
  • 2 cucharadas de salsa de soja.
  • Mayonesa (mucho mejor casera, como la que os enseño a hacer en el Especial Salsas Básicas).
  • Para la Salsa Okonomiyaki (versión casera si no tenéis opción a comprarla):
    • 60 ml. de ketchup.
    • 40 ml. de salsa Worcertershire (Perrin´s).
    • 1 cucharada de salsa de ostras.
    • 1 cucharada de salsa de soja.
    • 1 cucharadita de azúcar.
  • Queso rayado tipo gruyere o emmental.
  • 6 lonchas finas de beicon ahumado.
  • Aceite de oliva.
  • Katsuobushi (virutas de bonito seco ahumado) o cebolleta verde para el topping.

Preparación:
  •  Con ayuda de una mandolina o con el cuchillo cortamos el repollo en juliana (tiras finas). Lo lavamos con agua fría y escurrimos bien. Reservamos.
  • Pelamos la zanahoria, la rallamos no muy fina y reservamos. Pelamos la patata (o el ñame si disponemos de él) y rallamos al igual que la zanahoria, no demasiado fina para que no pierda sus líquidos, ya que le darán jugosidad al resultado final. Reservamos por separado.

  • Mezclamos el agua con el dashi-no-moto o el caldo de pescado en polvo. En un bol o cuenco grande pondremos la harina, la levadura, la patata rallada, la mezcla de caldo y un huevo. Removemos y mezclamos bien. Añadimos las 2 cucharadas de salsa de soja para salarlo y removemos de nuevo.



  • Añadimos mientras removemos el repollo cortado poco a poco (abulta mucho para echarlo todo de golpe a no ser que el bol sea bastante grande) y seguido la zanahoria rallada. Removemos hasta que esté bien mezclado. Dejamos que repose mientras hacemos las salsas.


  • Para la mayonesa casera ya tenéis la entrada donde os enseño a hacerla rápido y fácil AQUÍ. Para la salsa Okonomiyaki, en caso de no tener opción a conseguir la comercializada, haremos una versión casera con ingredientes más fáciles de conseguir (al menos la mayoría de ellos): en un tazón o bol mediano, como de desayuno, pondremos el ketchup, la salsa de ostras, la salsa Perrin's, la salsa de soja y el azúcar y mezclaremos todo bien. Reservamos.

  • Engrasamos una plancha plana o una sartén antiadherente grande y la ponemos a fuego medio (controlaremos durante el cocinado por si tenemos que bajarlo en caso de que se nos pudiera quemar). Cuando esté caliente pondremos en el centro la mitad de la mezcla de masa y verduras y con ayuda de una espátula iremos dándole forma redondeada y aplastando un poco la mezcla para que quede más fina, de 1-2 centímetros. Tapamos y dejamos 5 minutos.


  •  Ponemos 3 tiras de beicon ahumado cubriendo toda la parte superior y tapamos de nuevo otros 5 minutos.
  •  Con ayuda de un plato daremos la vuelta al conjunto como si fuera una tortilla de patatas o con una espátula grande si tenéis, dejando el beicon en la parte inferior y tapamos de nuevo. Veremos que se ha dorado la parte que estaba en la plancha, si vemos que se ha oscurecido demasiado pondremos un poco más flojo el fuego para que no se nos queme. Tapamos otros 5 minutillos.
  • Damos de nuevo la vuelta y espolvoreamos el queso rallado por encima del beicon, tapamos y dejamos que funda casi por completo y apagamos el fuego. Lo pasamos a un plato y ayundándonos de una brocha de silicona lo untamos por la parte superior con la salsa okonomiyaki (ya sea la que hemos versionado de forma casera o la comercial).




  • Con la mayonesa vamos a dibujar una "rejilla" por encima de nuestra pizza, podéis ayudaros con una manga de cocina o bien con una bolsa de cierre zip y cortando uno de sus picos y tendremos una manga de un solo uso para salir del apuro. Yo la he puesto en un biberón de cocina grande que tengo y perfecto. Espolvoreamos por encima con virutas de katsuobushi (¡Observad cómo se mueven al hidratarse y por el calor!) o con cebolleta verde picada... y a por ella sin miramientos.






Veréis lo crujiente, jugosa y sabrosa que está. Podéis probar con diferentes toppings, diferentes acompañamientos en vez del beicon, el límite es vuestra imaginación... ¡Y vuestra gula!